Versión para impresiónVersión PDF
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Las organizaciones  de la Plataforma Agraria Regional del Valle del Aguán rechazaron este 12 de mayo la hoja de ruta del CBI (Consensus Building Institute, por sus siglas en inglés) realizada por Merrick Hobben a solicitud del IFC- Banco Mundial.
 
Según el enfoque de CBI, se propone una serie de temas a discutir con todas las partes interesadas en el Aguán, incluyendo derechos humanos, mecanismos de reclamación, el crimen y la impunidad, la tenencia de la tierra y el desarrollo inclusivo.
 
A su criterio se “pretende aprobar vía Decreto Ejecutivo el gobierno de Juan Orlando Hernández,  ya que esta no reúne las propuestas planteadas por las organizaciones de la Plataforma Agraria las que conllevan a una ruta en la búsqueda solución del conflicto agrario en la región del Valle del Aguán”.
 
De igual forma, Como parte de la hoja de ruta propuesta por CBI, Dinant ha acordado revisar sus títulos de propiedad y los documentos relacionados por un ente independiente, para que luego los resultados sean puestos a disposición de cualquiera de las partes.
 
 
Deudas asfixian campesinos en el Aguán
 

La caída del precio de la tonelada métrica de aceite de palma en el mercado internacional, ha llevado a que el precio de la tonelada métrica de fruta fresca caiga a un valor de Lps.1, 470.00 lo que representa un porcentaje de 53.4% con relación a los precios establecidos en el Plan de Negocios  y la Estructura Financiera del 2012 para el pago de la tierra”.
 
El Decreto 161-2011 aprobado el 23 de septiembre 2011  y publicado en la Diario  Oficial la Gaceta el 4 de octubre del mismo año, establece que “el Estado de Honduras es aval soberano de la deuda contraída por MUCA Y MARCA en la compra venta de las tierra”. Sin embargo, -los trabajadores de la tierra- sostienen que las propuestas hechas al Poder Ejecutivo no han tenido respuesta alguna, en los últimos meses. La mora que tienen con el Estado rebasa los 623 millones de lempiras.
 
“Condenamos  la estrategia dilatoria del gobierno de Juan Orlando Hernández ya que a  dos años de exigencias de readecuación de la deuda ante la asfixia económicas las familias campesinas del Movimiento Autentico Reivindicador Campesino de Aguán (MARCA) y Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA) exigimos condiciones justas ante la caída del precio internacional del aceite de palma, asimismo  el cumplimiento de los acuerdos firmados con el gobierno Porfirio Lobo Sosa en el año 2010”, indicaron en un comunicado.
 
Se estima que los campesinos adeudan 623,744,250 lempiras por la compra de 4,620.55 hectáreas cuando adquirieron las empresas La Confianza, La Aurora, Lempira, Concepción, Isla 1, Isla 2, Marañones y San Esteban. Desde 2012, el Instituto Nacional Agrario (INA) y la Secretaría de Finanzas elaboraron los planes de negocios, donde establecieron las condiciones de amortización del préstamo que se estipuló a un plazo de 15 años con tres años de gracia para el pago de capital a una tasa del seis por ciento.
 
Títulos de propiedad
 
Las organizaciones campesinas exigen, por su parte, que las tierras que han  sido confiscadas por la Oficina de Bienes Incautados (OABI),  sean traspasadas al Instituto Nacional Agrario (INA) para desarrollar procesos de reforma agraria y elevar los niveles de producción de granos básicos en el país.
 
Así también demandan la adjudicación inmediata de la tierra que adeuda el Estado de Honduras al  Movimiento Campesino del Aguán (MCA),  tal como lo establece el título de propiedad emitido en el año 2005 ya que estas en posesión de corporación Dinant.
 
 
Finalmente, la Plataforma Agraria condenó “las estrategias de persecución,  criminalización, hostigamientos, la creación de escuadrones de la muerte y asesinatos en contra de líderes y lideresas campesinas” y pidieron “castigo para los actores materiales e intelectuales  del asesinato de nuestra compañera Berta Cáceres líder indígena ultimada en marzo del presente año”.