Versión para impresiónVersión PDF
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Tras el abrupto recorte de fondos para el sector discapacidad en Honduras, es decir más de 800 mil compatriotas viven en condición de discapacidad, la mayoría en extrema pobreza, las organizaciones de padres, personas y asociaciones del sector urgieron este día al presidente Porfirio Lobo Sosa que firme decreto 102-2013, mediante el cual se restablece los fondos reducidos y a la vez blinda el presupuesto.
 
El decreto aprobado en junio anterior por el Congreso Nacional, es con el objetivo de asegurar que los procesos de rehabilitación que actualmente se desarrollan no sean afectados en el futuro
 
En ese sentido, la Federación Nacional de Organismos de Personas con Discapacidad de Honduras (FENOPDIH), la Federación Nacional de Padres de Personas con Discapacidad de Honduras (FENAPAPEDISH) y la Coordinadora de Instituciones y Asociaciones de Rehabilitación de Honduras (CIARH) sostiene que miles de personas con discapacidad y sus familias, se verán afectadas ya que las Organizaciones ya no podrán brindar atención a las personas con discapacidad a partir del mes octubre.
 
Se estima que en Honduras el  80%  de los servicios de atención en rehabilitación integral, procesos  de educación formal e informal, la intermediación laboral y los procesos asociativos son desarrollados por Organizaciones sin fines de lucro,  mismos que se han creado por la necesidad de contribuir a la vida digna de estas personas.
 
El Estado de Honduras, en apego a la Convención Internacional de los derechos de las Personas con Discapacidad y en cumplimiento del decreto 160-2005 (Ley de Equidad y Desarrollo Integral de las Personas con Discapacidad), se ha comprometido a apoyar al sector Discapacidad con una inversión anual de 31.3 millones de Lempiras la cual tuvo su último aumento en el  año 2009.
 
Sin embargo, en el ejercicio fiscal 2013  el Gobierno de manera arbitraria realizó un recorte aproximado de un 28% (7.5 millones) a los fondos asignados a las Organizaciones de Sociedad Civil que trabajan en beneficio de las Personas con Discapacidad y sus familias provocando que las mismas redujeran sus atenciones y acciones en beneficio de dicha población; ante lo cual las Federaciones hemos desarrollado diversas acciones desde el mes de marzo, para lograr la restitución del monto reducido.
 
Producto de dichas acciones, El Congreso Nacional de la República aprobó en el mes de Junio el  decreto 102-2013 mediante el cual se restablece los fondos reducidos y a la vez blinda el presupuesto, con el objetivo de asegurar que los procesos de rehabilitación que actualmente se desarrollan no sean afectados en el futuro.
 
Según se informó, el Decreto fue remitido el 30 de Julio a  Casa Presidencial,  en espera de ser  sancionado por el  Presidente de la República para su inmediata publicación en el diario oficial la Gaceta; hasta este momento (1 de octubre) el Presidente no ha sancionado, como tampoco no ha vetado la Ley, por lo que el presupuesto no ha sido restituido a las Organizaciones del Sector Discapacidad.
 
Para las organizaciones la dilatación de esta firma por parte de Lobo Sosa, genera “una confusión sobre el decreto y la forma de implementación por lo que esto ha dilatado su sanción e implementación”.