Versión para impresiónVersión PDF
  • Más de 200 asesinatos después del golpe de 2009 
 
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El asesinato de René Martínez, presidente de la comunidad LGBT de San Pedro Sula, es solamente el último de una serie infinita de ataques mortales contra este sector de la población hondureña, y se enmarca en un contexto de creciente violación a los derechos humanos y de criminalización de defensores y defensoras
 
René Martínez desapareció el pasado 1 de junio tras salir de su casa acompañado por una persona no identificada. El siguiente día, su cuerpo fue ingresado a la morgue de San Pedro Sula con signos evidentes de estrangulamiento y tortura.
 
Además de liderar el colectivo LGBT en la capital industrial hondureña, Martínez coordinaba un Centro de Alcance y era activista del oficialista Partido Nacional. Una de sus aspiraciones era alcanzar algún cargo político para luchar a favor de los derechos de la comunidad LGBT.
 
Esta enésima tragedia que ha enlutado a Honduras no es algo esporádico, sino parte de un patrón bien definido de violencia contra defensores y defensoras, especialmente cuando se trata de los derechos de la comunidad LGBT.
 
Organizaciones y movimientos globales que defienden los derechos humanos a nivel mundial han lanzado su grito de alerta, cada vez más preocupados por la situación que se ha generado en Honduras tras el golpe de Estado de 2009.
 
La escalada homicida
Homofobia en Honduras
 
En su reportaje para la revista Index on Censorship[1], el periodista Duncan Tucker revela que 215 personas de la comunidad LGBT fueron asesinadas en Honduras entre 2009 y 2015.
 
Los efectos del golpe cívico-militar sobre la escalada homicida son aún más evidentes cuando se hace una comparación con el periodo anterior.
 
Los datos de la ONG Cattrachas muestran que un promedio de 2 personas LGBT fueron asesinadas cada año entre 1994 y 2008. Según la Asociación Arcoíris, tras el golpe de 2009 esa cantidad subió vertiginosamente a una media de 31 asesinatos al año.
 
La persecución contra la comunidad LGBT hondureña se manifiesta también a través de ataques múltiples contra sus miembros.
 
“Arcoíris denunció 15 incidentes de seguridad contra sus miembros durante la segunda mitad de 2015, incluyendo vigilancia, acoso, detenciones arbitrarias, atracos, robos, amenazas, agresión sexual. Otros activistas LGBT han experimentado desahucios, cargos falsos, difamación, desapariciones forzadas y restricciones del derecho de reunión”, señala Tucker en su reportaje.
 
El 92 por ciento de los asesinatos permanecen impunes.
 
Vergonzosa impunidad
Reacción internacional
 
La total impunidad es lo que más preocupa tanto a las organizaciones nacionales e internacionales, como a la comunidad internacional.
 
En un comunicado, la Alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, pidió una “investigación exhaustiva” para hallar a los responsables del asesinato de René Martínez.
 
Asimismo, dijo que se deben garantizar “pasos urgentes y decisivos para proteger a los defensores de los derechos humanos en Honduras”, para así “poner fin a la impunidad y la violencia”.
 
El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos [2], exigió a las autoridades hondureñas “una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial con el fin de identificar a los responsables del asesinato”, al tiempo que instó a “poner fin a todo tipo de amenazas y actos de hostigamiento” contra la comunidad LGBT.
 
También pidió “adoptar de manera inmediata las medidas más apropiadas para garantizar la vida, la integridad física y psicológica de todos los defensores de los derechos de las personas LGBT, y en general de todos los defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras”.
 
A pesar de la difícil situación, Danny Reyes, coordinador de Arcoíris, dijo a Index on Censorship que la necesidad de un cambio drástico es lo que le da la fuerza para seguir luchando contra la discriminación.
 
“Necesitamos encontrar una Honduras libre de violencia y homofobia. Creemos que es nuestra responsabilidad luchar por eso, para que las próximas generaciones tengan un espacio donde vivir en un mundo mejor”, indicó.
 
Al menos 1.700 personas transexuales fueron asesinadas en el mundo de 2008 a 2014 en 62 países. La homosexualidad todavía está penada en 79 países[3] y se castiga con la muerte en 7 países: Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Irán, Mauritania, Somalia, Sudán y Yemen./ Fuente: Rel-UITA

Nota:

1 https://www.indexoncensorship.org/2016/04/magazine-homofobia-honduras-lgbt-espanol/
2 Programa conjunto de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH)

3 http://factoides.com.ar/post/11400150623/homosexualidad


COMUNICADO CONADEH

No más impunidad en la muerte de defensores de los derechos humanos
 
El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), como institución nacional de defensa, protección y promoción de los derechos humanos y de las libertades públicas a favor de todos los y las habitantes de la República, y en relación con la muerte del defensor de los derechos humanos y dirigente de la comunidad LGTBI de la ciudad de San Pedro Sula, René Martínez Izaguirre, a la comunidad nacional e internacional, expresamos: 
1. El  1 de junio, en horas de la noche, fue  encontrado el cuerpo sin vida del defensor de los derechos humanos René Martínez Izaguirre, en la colonia 15 de septiembre del sector de Chamelecón, en el departamento de Cortés.
 
2. Ante tal acontecimiento, reiteramos nuestra condena y lamentamos la muerte de René Martínez Izaguirre, un reconocido defensor de los derechos humanos,  destacado dirigente de la comunidad LGTBI, y luchador incansable contra la discriminación y el estigma. Factores que muchas veces desembocan en crímenes de odio contra los miembros de la diversidad sexual.
 
3. Desde el momento mismo de la infausta noticia, el CONADEH  ha estado activo y pendiente de que las autoridades públicas desarrollen el papel que les corresponde para la correcta investigación que conduzca a la captura y el enjuiciamiento de los autores materiales e intelectuales de este abominable hecho que enluta a la sociedad hondureña y a los defensores de derechos humanos.
 
4. En atención a nuestro papel constitucional,  hemos desarrollado acciones de verificación de la actuación del Ministerio Público, la Dirección Regional de Medicina Forense, de la Dirección Policial de Investigación y de la Agencia Técnica de Investigación Criminal, para asegurar, a la familia del fallecido, a la comunidad LGTBI, a los defensores de derechos humanos y a la población en general, que: éste hecho sea investigado y resuelto, siguiendo los parámetros científicos que requiere la moderna investigación criminal y que el caso sea llevado a los estrados judiciales, para que la justicia sea aplicada a los autores de este crimen.
 
5. El CONADEH reitera a la población que, fiel a nuestro mandato derivado de la Constitución de la República, continuará su gestión, supervisión e incidencia con las autoridades públicas de prevención e investigación criminal, para prevenir estos hechos que  vulneran la dignidad humana y que las muertes violentas contra cualquier ser humano, no queden en la impunidad.
 
Tegucigalpa M.D.C., 9 de junio del 2016.
Dr. H. Roberto Herrera Cáceres
Comisionado Nacional de los Derechos Humanos