Versión para impresiónVersión PDF
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Más de siete incidentes de seguridad en el mes de enero registraron integrantes y líderes a la Asociación Arcoiris, organización defensora de los derechos humanos de las personas de la comunidad Lésbico, Gays, Bisexual, Travesti, Transexual, Transgénero e Intersexuales (LGBTTTI). 
 
Según la denuncia realizada por la organización Brigadas Internacionales de Paz (PBI) Proyecto Honduras existe una profunda preocupación por el incremento de incidentes de seguridad reportados por dicha organización que evidencian la violencia endémica a la que se enfrentan las organizaciones de la diversidad sexual y que afecta gravemente su trabajo, reduciendo el espacio para la defensa de los derechos humanos (DDHH) de esta comunidad. 
 
La Asociación Arcoíris nació en 2003 con el compromiso de empoderar e informar a la comunidad LGBT sobre temas relacionados con la salud integral y la defensa y promoción de los DDHH de la diversidad sexual. La organización participa en espacios de incidencia nacional e internacional como la Plataforma para el Examen Periódico Universal (EPU) Honduras. Recientemente su coordinador técnico, Donny Reyes, fue elegido miembro suplente del Consejo Nacional de Protección de los DDHH.
 
Este trabajo de promoción de los DDHH se ha traducido en numerosos incidentes de seguridad reportados por sus integrantes, especialmente por quienes lideran la organización. A raíz de esta situación, varios miembros se han visto obligados a exiliarse fuera del país y se han otorgado, como en el caso de Donny Reyes, medidas cautelares de la Comisión Interamericana de DDHH (CIDH).
 
Más de 36 incidentes
 
Hasta la fecha, las autoridades hondureñas no han aplicado debidamente esas medidas. Durante el período de julio de 2015 hasta enero de 2016, la Asociación Arcoiris reportó 36 incidentes de seguridad, de los cuales siete corresponden al mes de enero 2016.
 
- Asesinatos, amenazas, vigilancia y hostigamiento contra líderes de la organización: de julio hasta la fecha se reportaron 12 ataques contra líderes de la organización.
 
Paola Barraza, integrante del grupo de mujeres trans de Arcoíris conocido como Grupo Muñecas y miembro de la junta directiva durante más de 8 años, fue asesinada el pasado 24 de enero de 2016.
 
Ya había sido atacada con anterioridad en el mes de agosto de 2015, cuando hombres no identificados le dispararon varias veces a las puertas de la oficina y quedó gravemente herida.
 
Además, el 8 de enero fue amenazada por unos hombres que se encontraban armados y en vehículos sin placas, quienes hicieron referencia al asesinato de Angie Ferreira, ex-directora del Grupo Muñecas.
 
Esdra Yaveth Sosa Sierra, coordinadora de la Asociación Arcoíris, tuvo que abandonar Tegucigalpa en diciembre de 2015 debido al riesgo de seguridad que padecía. El 20 de noviembre de 2015, un día antes del evento Miss Tierra organizada por Arcoíris, un vehículo sin placas y vidrios polarizados estuvo vigilando la residencia habitual de la defensora. En marzo de 2015, Esdra ya había salido temporalmente del país por motivos de seguridad.
 
Esdra ya había salido temporalmente del país por motivos de seguridad.
 
Kendry Hilton, quien asumió la coordinación del Grupo Muñecas después del asesinato de la coordinadora precedente, Angie Ferreira, en junio de 2015, reportó a PBI haber recibido distintas amenazas de muerte. El 23 de agosto de 2015, mientras se encontraba con dos compañeras cerca de las oficinas de la organización, un hombre desde un vehículo apuntó a la defensora con un arma de fuego simulando dispararla. El 1 de diciembre de 2015 denunció ser objeto de amenazas de muerte e intimidaciones a través de las redes sociales. Pocos días antes declaró haber sido amenazada en la calle por un desconocido. 
 
Marco Aurelio López, director de la ONG LGBT Amas, denunció haber sido interceptado por agentes de la Policía Militar de Orden Público el 20 de agosto de 2015, después de una reunión en las oficinas de Arcoíris. Según reporta el defensor, los agentes lo llevaron en una patrulla hasta la salida noroeste de Tegucigalpa donde fue torturado y agredido sexualmente. 
 
Según Marco Aurelio, el ataque iba dirigido a Donny Reyes, coordinador de Arcoíris. Pocas semanas después, representantes de la Plataforma EPU Honduras, entre ellos Donny, viajaron a Ginebra con motivo de la adopción de las recomendaciones del Consejo de la ONU en el marco del EPU a Honduras.
 
Recientemente su coordinador técnico, Donny Reyes, fue elegido miembro suplente del Consejo Nacional de Protección de los DDHH.
 
- Continúan los ataques y asesinatos contra miembros activos de la organización:
 
Entre julio 2015 y enero 2016 la Asociación Arcoíris reportó a PBI 21 ataques y 5 asesinatos, incluido el más reciente de Paola Barraza.
 
Estefanía Zúniga, mujer lesbiana e integrante de Arcoiris, fue asesinada el 20 de enero de 2016, pocos días antes del asesinato de Paola Barraza.
 
Henry Matamoros, integrante de la Asociación, fue secuestrado, torturado, agredido sexualmente y asesinado el 14 de noviembre de 2015 en la aldea Yaguacire.
 
Josselin Janet Aceituno Suazo, integrante del grupo lésbico bisexual LITOS de Arcoiris, fue secuestrada, torturada y asesinada el 5 de octubre de 2015 en la Colonia Sacramento.
 
Violeta R., integrante del Grupo Muñecas, fue asesinada el 16 de agosto de 2015 en la Colonia El Carrizal. Violeta era testigo presencial en el caso del asesinato de Angie Ferreira.
 
Seis años después del golpe de Estado, Honduras sigue presentando índices de violencia que ubican sus ciudades entre las más peligrosas del mundo. Este escenario de violencia general del país afecta particularmente a la comunidad LGBT: tres de cada cinco crímenes de odio en la región centroamericana son perpetrados en Honduras. Desde 2009 hasta la fecha hay más que 200 casos de asesinatos a la comunidad LGBT registrados. No solo las cifras de muertes violentas son alarmantes, sino también el número de casos que siguen en la impunidad, sin que se hayan realizado las necesarias investigaciones por parte del Estado. De los más de 200 casos registrados solo 33 han sido judicializados.
 
PBI recomienda a la comunidad internacional:
- Urgir al gobierno de Honduras a la pronta implementación de las 152 recomendaciones recibidas en el marco del EPU, en particular de las siete relativas a la situación de la comunidad LGBT.16
- Exigir al gobierno de Honduras el pleno cumplimiento por parte del Estado de las medidas cautelares otorgadas por la CIDH a miembros de la asociación Arcoíris, así como exigir que se garantice la seguridad de las personas que participan y lideran la Asociación.
- Solicitar la pronta reglamentación y dar seguimiento a la efectiva implementación de la Ley de Protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia, aprobada el 15 de mayo 2015 por el Congreso Nacional de la República de Honduras.
- Solicitar que el nuevo código penal, cuya aprobación está prevista para junio 2016, incluya las medidas adecuadas para prevenir y condenar los actos de discriminación y crímenes de odio en contra de la comunidad LGBT por motivos de identidad sexual y de género.