Versión para impresiónVersión PDF

A la Asamblea General Bienal 2016-BGM de Amigos de la Tierra Internacional

Un saludo fraterno y solidario a todos los Amigos Miembros de la Tierra Internacional.

Compañeras y compañeros,

Con la idea de un mundo cósmico y humanitario expreso en primer lugar, un profundo agradecimiento por toda la solidaridad que le han dado a nuestros pueblos de América Latina, particularmente a Honduras.  Solidaridad que se ha expresado concretamente en materia de respeto a los derechos humanos, la justicia y la paz en nuestro planeta. Queremos decir en forma más sencilla que Amigos de la Tierra es una organización cuya base es la comunicación, la solidaridad, el respeto a la vida y la construcción de sueños y de una poesía de amor por la totalidad de la vida planetaria.

Me disculpo por no estar presente en ese magno evento, pero quiero decirles que gracias a Ustedes y a todos los mensajes sencillos de amor de los pueblos y de las organizaciones, así como las oraciones y meditaciones, tal como el que recuerdo de una niña de 7 años que me trajo una naranja de la cosecha del árbol que ella había sembrado en el patio de su casa, como forma de agradecimiento a mis servicios médicos, me estoy recuperando en una forma progresiva y creativa y en ningún momento he sentido ninguna tristeza, por el contrario, una inmensa alegría de dirigirme a cada uno de ustedes.  

Quiero decirles que gracias a ustedes hemos logrado salvar la vida de muchos jóvenes estudiantes, indígenas, campesinos e intelectuales y obreros que están profundamente amenazados en su vida por las fuerzas destructoras del planeta. Debemos reconocer toda la recién pasada historia del caso del asesinato de Bertha Cáceres, donde contamos con la presencia inmediata de una delegación del EXCOM integrada por la presidenta Jagoda Munic y Silvia Quiroa miembro representante de ATALC ante el Comité Ejecutivo y Lyda Fernanda Forero miembro de TNI, José Elosegui y Edgardo Magiotti de Radio Mundo Real, Uruguay, quienes visitaron las comunidades indígenas y asistieron a los eventos de solidaridad en Tegucigalpa.

FoEI y particularmente Silvia Quiroa y Karin Nansen y los equipos de FoEI y ATALC han desempeñado un papel fundamental en la solidaridad y la denuncia en defensa de los derechos humanos en Honduras, como en el caso del asesinato de varios indígenas del COPINH,  y de los campesinos de la plataforma agraria del AGUAN, así como los indígenas lencas de MILPAH, Tolupanes y otras culturas, quienes en una forma extraordinariamente ágil nos brindaron solidaridad tanto en los casos anteriormente citados, como en la liberación de Gustavo Castro, estas acciones fueron decisivas y continúan siendo solidarias en todo el proceso.

En este sentido quiero a la vez reconocer la UNIDAD de todos los Amigos de la Tierra, de todos los pueblos de Europa, Asia, África, Estados Unidos, Canadá, Australia, y del mundo, tan necesaria en la lucha por los derechos humanos. Esta lucha está fundamentada en el amor humano y planetario por consiguiente está basada en la verdad y la justicia, no es egoísta, ni individualista, su esencia es anticapitalista. También quiero reconocer el rol de Silvia Quiroa, Ricardo Navarro y Karin Nansen que desempeñaron con agilidad creativa, la comunicación y gestión de estas hermosas acciones humanitarias.

Esto nos hace comprender que esta unidad espiritual, material y política bajo el principio del análisis de la totalidad de la realidad histórica de nuestros pueblos, hace necesaria la unidad contra el colonialismo, el neocolonialismo, que siguen siendo expresiones del estado moderno capitalista.   En consecuencia, el respeto a las culturas como forma de organización y decisión de los pueblos por la búsqueda de su identidad y construcción de verdaderos principios democráticos que son esenciales en la vida y la dignidad histórica.   

En la lucha por los derechos humanos no debemos separar lo material de lo espiritual, ni tampoco de los derechos económicos y sociales, ni de los derechos de la madre tierra, y las relaciones humanas no deben ser desiguales, racistas, sexistas, ni patriarcales.  Lamentablemente estas condiciones todavía prevalecen en el planeta y en las relaciones sociales. Estas reflexiones nos conducen a pensar que la verdadera libertad del ser humano es uno de los principios fundamentales de la vida y de la salud.

Estos días que he sido afectado por un problema de salud, que tiene una base histórica, que trata de frenar todo pensamiento creativo y todo principio de libertad y lucha por el bienestar humano y planetario, he sentido con más fuerza el valor extraordinario de una organización como Amigos de la Tierra Internacional, quizás en la historia de mi vida la mejor organización que he conocido, que me ha dado fuerza para luchar, quiero decirles que en ningún momento me he sentido pesimista y por el contrario he desarrollado una fuerza muy grande para continuar la lucha por la justicia climática y por los grandes cambios que se necesitan en este mundo.  Agradezco plenamente a todos ustedes y aunque no esté presente para estrechar sus manos y recibir los abrazos de siempre, les deseo lo mejor con mucho amor y cariño.

Aprovecho la oportunidad para expresar mi voto para que Karim Nansen sea nuestra candidata de América Latina para ser presidente de Amigos de la Tierra Internacional, es una compañera que tiene un gran amor a la organización, ha luchado por su unidad y por la defensa de los grandes intereses humanos y planetarios de la vida.  Igualmente, expreso mi voto por Silvia Quiroa como representante de ATLAC ante el EXCOM, que ha sido un ser muy solidario y comprometido con la lucha de los pueblos de América Latina.

No debemos olvidar que todo está conectado, cuando siento que la tabla periódica de las estrellas está en mi cuerpo y que la tabla periódica del agua del mar está en mi cuerpo, tenemos que entender que no nacimos de una sola molécula, sino de una comunidad de moléculas y que estas moléculas al resonar y vibrar se comportan como las cuerdas de una guitarra cuya música armónica contribuye a la verdadera vida comunitaria cuya expresión máxima se hace a través de la ternura revolucionaria de los seres humanos que se aman conjuntamente con todos los seres vivos del planeta.

¡Un abrazo profundo a todos ustedes, un abrazo de amor y esperanza, un abrazo de amor revolucionario!

Juan Almendares

Tegucigalpa M.D.C., 25 de noviembre del 2016