Versión para impresiónVersión PDF
El garrote de bronce quedó en la entrada del Poder Judicial.
El personal de Seguridad informó que el presidente de la Corte Suprema, Jorge Rivera Aviles, no estaba y no podía recibir el Garrote de Bronce.

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Es la primera vez que participa en este concurso y gracias a la Corte Suprema de Justicia, Honduras dejó una marca mundial en 2015 al hacerse acreedor al Premio Garrote de Bronce, otorgado por la organización Women´s Link Worlwide.
 
La sátira que ha generado risas y bromas la mañana del miércoles, en los pasillos del Poder Judicial, realmente retrata la tragedia de discriminación que viven las mujeres y que se hace visible en una condena contra la coordinadora del Movimiento de Mujeres por la Paz, Visitación Padilla, por denunciar acoso sexual, según la defensora, Cristina Alvarado.
 
«La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras y el Movimiento por la Paz Visitación Padilla, nos presentamos ante la Corte Suprema de Justicia para hacer entrega de certificado del  “Premio Garrote de Bronce” al Tribunal que emitió la sentencia condenatoria a la Defensora Gladys Lanza», dice un comunicado de esta red.
 

El Premio Garrote de Bronce se organiza cada año en el marco de los premios Genero y Justicia al descubierto, creados por la organización  internacional  Women's  Link  Worldwide  y es otorgado a las decisiones judiciales discriminatorias que impactan en la vida de las mujeres y de las niñas en el mundo, el premio es otorgado por un jurado integrado por personas reconocidas por su compromiso con los derechos humanos. En particular, con los de las mujeres, cita el comunicado.
 
Este año este jurado estuvo integrado por Junot Díaz, escritor ganador del Premio Pulitzer en 2007; Claudia Paz y Paz, ex-Fiscal General de Guatemala y candidata al Premio Nobel de la Paz en el año 2013, y Manjula Pradeep, activista y Directora de Navsarjan, organización que lucha por los derechos humanos en la India.
 
"Estas tres personalidades decidieron entregarle al Tribunal de Sentencia de Francisco Morazán el premio “Garrote de Bronce”, por la indignante sentencia emitida contra Gladys Lanza a quien condenaron a un año y seis meses de prisión por el delito de “difamación y calumnia”, esta fue considerada como  la peor decisión para la igualdad de género, y por lo tanto, merecedora de un garrote».
 
"El Garrote de Bronce" es un premio de carácter negativo es decir, se trata de un reproche frente a las actuaciones judiciales que se basan en estereotipos y prejuicios acerca de los roles de género, incluyendo aquellos relacionados con derechos sexuales y reproductivos, violencia de género y discriminación por género». 
 
Hay un Premio Garrote de Oro y de Plata, pero Honduras quedó en tercer lugar. La parte positiva de estos premios es el mallete de oro, plata y bronce para las decisiones judiciales positivas, impartidas por jueces intelectuales que tienen conocimiento en materia de género y en la evolución del derecho.