Versión para impresiónVersión PDF
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Con la participación de decenas de trabajadoras domésticas provenientes de diferentes regiones del país se llevó a cabo el Primer Encuentro de Trabajadoras Domésticas, con el fin de compartir las experiencias de mujeres que se dedican al trabajo en casa.
 
Al evento asistieron representantes de la Red de Trabajadoras Domésticas de Francisco Morazán, Tegucigalpa, San Pedro Sula, Maraita, Tatumbla, Soledad El Paraíso, Arena Blanca El Progreso,  Santa Ana, Cuato, Sinaí Atlántida, Concepción de María, Santa María de la Paz, San Marcos Colón, La Cali, Gracias Lempira, San Antonio de Oriente y El Salvador.
 
La acción acompaña el lanzamiento de la campaña nacional “Somos Trabajadoras”, que fue diseñada por la artista Melisa Cardoza, para ella se trata de una bonita experiencia, en la que fue necesario visitar a las mujeres en su ambiente, hablar con ellas de sus experiencias, entender lo que piensan, sienten, sus deseos y anhelos, para poder reflejar en la canción lo que ellas son en verdad, mujeres que tienen ganas de dejar de ser invisibilizadas.
 
A ritmo de cumbia Cardoza y Karla Lara interpretan la canción “Somos Trabajadoras” que cada vez que las trabajadoras domésticas la escuchan arranca risas, el brillo en sus ojos expresivos deja ver que se identifican con ella y las pone a bailar mientras cantan en coro.
 
La coordinadora del proyecto es Mirian Suazo del Centro de Estudios de la Mujer Honduras (CEM-H), organización que ha trabajado desde el año 2,000 en una investigación sobre el trabajo doméstico.
 
“Muchas mujeres, niñas y adolescentes que se dedican a esta profesión no tienen acceso a los derechos que las demás trabajadoras” dijo Suazo.
 
Igualmente, se hicieron presentes dos representantes del organismo cooperante Bruck Le Pont Tanya Berjur y Edna Ortega (representante en Honduras).
 
Berjur expreso que “me da mucha satisfacción que hay mujeres hasta de El Salvador que han podido intercambiar las experiencias y desarrollar nuevas ideas, es importante que la gente se conozca para saber que uno no está solo sino luchando en conjunto”.
 
“Lo que me encantó, me movió el corazón es la canción, Edna la llevo a Brasil y la gente la escucho les gusto, otra cosa es que quieren tener su propio organismo, es muy bueno porque hoy estamos nosotros pero mañana no”, exclamó Le Pont.
 
La jornada comenzó con un tiempo de cuidado para las trabajadoras domésticas dirigido por Lorena Zelaya, quien se autodenomina activista del cuidado.
 
Zelaya manifestó que un espacio del cuidado humano, de la naturaleza, todo lo que nos rodea, porque el humano o la humana no son entes alejadas de la naturaleza, añadió que “ocuparnos de nosotras mismas hace que nuestras relaciones cambien, hace que ellas se sientan mejor, que se paren en el mundo no desde la violencia, agresividad sino que levantarnos desde la propuesta que alimenta la tranquilidad sin evadir la realidad, sino que estamos tratando de forjar una sociedad que nos invite a la comunión, armonía, a tener cuidado con todas y todos”.
Experiencias
 
Aida Evelin Rosales y Carmen Cecilia Chávez compartieron la experiencia de las Trabajadoras Domésticas de El Salvador, donde han logrado fundar el Sindicato de Mujeres Trabajadoras del Hogar Remuneradas Salvadoreñas, SIMUTHRES.
 
Este avance lo lograron con el respaldo de “Las Melidas”, apoyan a partir del 2009 el “Programa de Economía” Justa que desarrolla procesos de formación y capacitación con mujeres ex trabajadoras de maquila, así surgió la propuesta de trabajar con el sector de Trabajadoras Domésticas.
 
En el 2010, se realizaron jornadas de visitas casa a casa para el levantamiento de 500 encuestas con el objetivo de conocer la situación de las mujeres trabajadoras del hogar.
 
El 09 de octubre del 2012 entregaron el proyecto a la fracción legislativa de la Comisión de Trabajo del FMLN; el 18 de Noviembre del mismo año se realizó una reunión para la conformación del sindicato y en el 2014 se hizo la entrega de credenciales acreditando la legalidad del SIMUTHRES.
 
Aida Rosales, del sindicato explicó que la idea de organizarse nace a partir de las violaciones a los derechos de las Trabajadoras que se dan en los trabajos en las diferentes casas, hasta la fecha existen 69 mujeres afiliadas.
 
El proceso fue difícil empezaron con visitas casa a casa distribuyendo un folleto, botellitas de agua y carteritas para llamar la atención de las trabajadoras del hogar, comenzaron a capacitarse y el resultado es que hay 150 mujeres capacitadas.
 
Uno de los principales obstáculos es que las que deciden pertenecer al sindicato corren el peligro que las despidan, ya que para ser afiliada deben corroborar con las y los patronos que trabajan para ellos. Las Melidas las apoyan con ayuda legal y psicológica si alguna de las trabajadoras sufre de algún tipo de violencia.
 
Sor María Rosa
 
Según Rosa María Reyes Chávez maestra del proyecto Reyes Irene Valenzuela de Sor María Rosa, surgió en el 2001 para apoyar a empleadas domésticas, ya que observaba que la mayoría de ellas el fin de semana pasaban en el Parque, no tenían una opción para poder formarse y educarse de manera integral.
 
El instituto inicia como una formación hacia la niña en los temas de autoestima, derechos, etc. Generalmente matriculan 500 Trabajadoras Domésticas, funciona como un ISEMED, tienen séptimo, octavo y noveno grado, cuatro bachilleratos, ciencias humanidades, salud comunitaria, informática, contaduría y finanzas.
 
La estudiante Ana Lucia Orellana trabaja desde los 13 años, estudia primero de bachillerato, su anhelo es tener una carrera policial; Zulma Flores (20 años) este años se gradúa de bachiller técnico en computación y ciencias y letras, quiere obtener una licenciatura en sistemas en al UNAH donde ya presento sus documentos; Zaira Salgado trabaja desde los 16 años, está en segundo de computación, quiere ser ingeniera en sistemas y Evelin Méndez trabaja desde los 14 años, estudia bachillerato en salud comunitaria, quiere estudiar medicina general. Todas son estudiantes del Reyes Valenzuela. Trabajan de lunes a sábado medio día y después se van al colegio, porque tienen el anhelo de una vida mejor a través del estudio.
 
Trabajadoras domésticas hondureñas
 
Los diferentes grupos de trabajadoras hondureñas compartieron los logros que han tenido hasta ahora, uno es que la Red de Trabajadoras Domésticas está en cinco municipios de Francisco Morazán, han podido replicar e informar a otras mujeres, aunque algunos medios de comunicación se dieron a la tarea de “despotricar” contra ellas lograron visibilizarse, por primera vez identificadas se unieron a la movilización del primero de mayo, capacitaciones sobre el convenio 189 de la OIT y socializarlo en hospitales, ISEMED, parques y centros de salud.
 
Entre los desafíos enlistaron que las trabajadoras deben aceptar que lo que hacen es un trabajo y lo valoren, extender la Red a otros municipios, que se dignifique el Trabajo Doméstico, que haya hora de entrada, salida, descanso, vacaciones y considerar la idea de crear un sindicato.