Versión para impresiónVersión PDF
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- En declaraciones concedidas al diario británico The Guardian, Rodrigo Cruz, ex sargento primero de una unidad de operaciones especiales del ejército hondureño, revela que el nombre de la activista indígena estaba en una lista con los nombres y fotografías de una decena de personas señaladas para su asesinato.
 
Según el exsoldado, la citada lista fue entregada a una unidad de la policía miliar de la Fuerza Nacional de Seguridad Interinstitucional(Fusina), entrenada el pasado año por soldados estadounidenses y agentes del FBI.
 
Cruz ha contado cómo el jefe de su unidad, un teniente de 24 años, desertó al negarse a cumplir la orden venida desde altas instancias del ejército por que los objetivos eran "civiles decentes que luchaban por sus comunidades". El ex militar, identificado bajo seudónimo por miedo a represalias, también huyó a un país vecino. "Si regresara a casa, me matarían. Diez excompañeros han desaparecido. Estoy completamente seguro de que Berta Cáceres fue asesinada por el ejército", relató el exmilitar a The Guardian.
 
Hasta la fecha, cinco personas están detenidas por su implicación en el asesinato de Berta Cáceres, entre ellas Mariano Díez Chávez, un alto mando que participó en operaciones conjuntas de los ejércitos estadounidense y hondureño en Irak, y que llegó a completar un curso de formación para unidades de élite impartido por fuerzas especiales de los Estados Unidos.
 
Organizaciones en defensa de los derechos humanos han condenado el apoyo brindado por las autoridades norteamericanas a las fuerzas y cuerpos de seguridad hondureños. Según cálculos basados en fuentes gubernamentales, desde el año 2010 Estados Unidos habría ayudado a la policía y al ejército de Honduras con unos 200 millones de euros con el objetivo de luchar contra el crimen organizado y la inmigración ilegal. Además, según confirma The Guardian, Honduras es uno de los países que se han beneficiado de los 700 millones de euros del Fondo Alianza para la Prosperidad, con el fin de frenar la espiral de violencia que se vive en los países centroamericanos.
 
En agosto del pasado año, veintiún miembros del Congreso le trasladadon al Secretario de Estado John Kerry la problemática planteada por el apoyo estadounidense a unidades como la Fusina en Honduras, acusada de graves violaciones de los derechos humanos.
 
PROPUESTA DE LEY EN RECUERDO DE LA ACTIVISTA
LENCA Y EN DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS
 
En fechas recientes, el congresista norteamericano Hank Johnson presentó una proposición de Ley denominada "Berta Cáceres", con el objetivo de suspender la entrega de fondos a Honduras para todas sus operaciones en las fuerzas y cuerpos de seguridad, hasta que el Gobierno hondureño investigue "informes creíbles que indican que la policía y el ejército están violando los derechos humanos de sus ciudadanos".
 
La "Ley Berta Cáceres de los derechos humanos en Honduras” (H.R. 5474) busca suspender estos fondos y prohibir los préstamos internacionales para asistir con la infraestructura de seguridad en el país a menos que Honduras tome medidas con respecto a las evidentes violaciones de los derechos humanos por la policía nacional y el ejército.
 
“Proporcionamos millones de dólares para asistir con la infraestructura de seguridad en Honduras cada año, pero ha sido descubierto que estas mismas fuerzas atacan y asesinan activistas ambientales, laborales, y aquellos quienes demandan derechos humanos básicos como Cáceres sin una respuesta eficaz de los autoridades hondureñas" -afirmó al respecto el congresista-.
 
“Es hora que nuestro gobierno envíe un mensaje mas fuerte suspendiendo fondos para la asistencia de seguridad y préstamos multilaterales para poner una presión real y perdurable en el gobierno hondureño para proteger sus activistas y perseguir los responsables de estos indignantes crímenes”. 
 
EL EJEMPLO DE BERTA CÁCERES
 
La líder indígena Berta Cáceres denunció en repetidas ocasiones antes de su asesinato el haber recibido amenazas de muerte, y la propiaComisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), obligó en 2009 al Estado hondureño a otorgarle protección.
 
Cáceres fue confundadora en 1993 del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), desde el que llevó a cabo innumerables actividades en defensa del medio ambiente y contra la instalación de proyectos hidroeléctricos y mineros en su país. En 2013 y 2014 logró que el Banco Mundial y el gigante chino de las infraestructuras Sinohydro, desistieran del proyecto hidroeléctrico 'Agua Zarca' en el río Gualcarque, considerado territorio sagrado por los lencas y vital para su subsistencia, trayectoria que le fue reconocida en 2015 con el prestigioso Premio Goldman por su trabajo en pro de las comunidades y el medio ambiente./Fuente: Tercera Información