Versión para impresiónVersión PDF

Tegucigalpa (Conexihon).- Tegucigalpa (Conexihon).- Diferentes grupos de mujeres organizadas exigieron hoy al Estado hondureño que se haga justicia en el asesinato de las defensoras de derechos humanos Berta Cáceres Flores y Margarita Murillo.

Centenares de mujeres se han manifestado en diferentes partes del país, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Las demandantes caminaron desde las inmediaciones la Casa Presidencial hasta el centro de la capital, con fotografías en honor a las víctimas de las violencias.

Otro grupo de mujeres se convocó frente a las instalaciones del Ministerio Público para reclamar el fin de la impunidad en los asesinatos de mujeres.

“Exigimos justicia por el asesinato de Berta Cáceres no más impunidad” decía una de las pancartas que portaba una mujer camino al centro de la ciudad.

El Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla se movilizó desde el Museo de Identidad Nacional por la calle peatonal de Tegucigalpa y reclamaron la falta de acción del Estado “que por mandato constitucional está obligado a garantizar la vida de las mujeres”, de acuerdo con un comunicado emitido por la organización.  

“hay una total despreocupación por nuestras vidas, a tal grado que de 2005 a 2015 han sido asesinadas más de 4484 mujeres” de los que la mayoría se encuentran en la impunidad, según la organización.

La Plataforma 25 de noviembre que integran varias organizaciones de mujeres, dijo en un comunicado, que el asesinato de Berta y la impunidad que gozan los autores intelectuales es el ejemplo claro de que las mujeres en Honduras viven una situación de violencia extrema, sin acceso a la justicia y en un manto de impunidad absoluto e indiferencia estatal.

Honduras es uno de los países donde se registran más homicidios en contra de mujeres y hombres a nivel mundial.

Según la Plataforma existe una necesidad urgente e imperdonable en el país, donde “cada 16 horas una hondureña es asesinada”.

Las estadísticas de la violencia hacia las mujeres reflejan que de cada diez femicidios el Poder Judicial solo castiga a uno, los otros nueve quedan en la impunidad.

Por su parte las mujeres campesinas exigieron la aprobación del reglamento y la asignación de fondos para la implementación del Programa de Crédito Solidario aprobado por el Congreso Nacional el año 2005.

Según la Plataforma Agraria el programa podría beneficiar a más de dos millones de mujeres si se le asignan los fondos necesarios para ponerlo en marcha.

Las mujeres campesinas también demandaron que se suspenda la licencia ambiental y la construcción del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca.

Según el Movimiento de Mujeres Visitación Padilla en lo que va del año van 310 mujeres asesinadas lo que suma a 4,794 de 2005 a la fecha, cuyas muertes se encuentra en la impunidad.