Versión para impresiónVersión PDF
Por: Giorgio Trucchi
 
Ciudad de Guatemala (Rel Uita/ Conexihon).- Este 24 de octubre, Embotelladora Central SA (EMBOCEN), subsidiaria en Guatemala de Coca Cola FEMSA (KOF), se negó a acatar la orden judicial de reinstalación de los trabajadores de la Agencia Jalapa ilegalmente despedidos, y decidió apelar la sentencia. El desacato será sancionado con una multa.
 
“Llegamos temprano al juzgado de trabajo, previsión social y familia de Jalapa, para que se nombrara un juez ejecutor que procediera a dar cumplimiento a lo orden de reinstalación de los compañeros despedidos”, dijo a La Rel, Carlos Luch, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Embotelladora Central SA (STECSA).
 
De acuerdo con su resolución del 10 de octubre, la jueza Décima de Trabajo y Previsión Social del Departamento de Guatemala, Maribel Godoy Aguilar, ordenó la inmediata reinstalación de los trabajadores despedidos “en el mismo puesto de trabajo y en las mismas condiciones que venían desempeñando hasta antes de su despido”.
 
Asimismo, ordenó a la empresa hacer efectivo el pago de los salarios y demás prestaciones que los trabajadores han dejado de percibir.
 
“Cuando llegamos a la Agencia Jalapa con la jueza ejecutora ya nos estaba esperando el señor Domingo Velásquez, jefe de Relaciones Laborales de EMBOCEN, acompañado por el abogado contratado por la empresa.
 
Velásquez dejó sentada la posición de la empresa de no querer acatar la resolución judicial en cuanto el proceso no estaba firme. Seguramente apelarán”, explicó Luch.
 
La decisión de FEMSA será sancionada con una multa equivalente a diez salarios mínimos. De seguir desacatando la orden judicial durante los próximos siete días, la sanción se incrementará en un cincuenta por ciento, y se duplicará si aún persiste la negativa.
 
“Lamentablemente se confirmaron los que eran nuestros temores. La empresa sigue violentando la ley y llevará este proceso hasta la última instancia judicial”, aseguró el secretario general del STECSA.
 
Luch manifestó que, a pesar de la decisión de la empresa, los trabajadores siguen animados.
 
“Se sienten respaldados por la solidaridad nacional e internacional, y saben que no están solos. Vamos a continuar en esta lucha”, concluyó Luch.