Versión para impresiónVersión PDF
Testimonio revela espionaje en Facebook por inteligencia estatal de Honduras
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- A Elvin Francisco Molina lo exhibieron de manera pública como un delincuente. 
 
Sin el rigor técnico de la teoría del periodismo, la noticia se contó como la de un detenido más, sin profundizar en los hechos, sin contraste, tratando como una verdad irrefutable la versión oficial y sin profundizar en el significado que este hecho pudiera tener para la democracia. 
 
Detrás de este caso, hay una historia que contar, Molina fue víctima de detención tras expresarse en Facebook y por ejercer su derecho a protesta, mediante el uso del derecho penal. Una tendencia que se viene incrementando desde 2015.
 
En los últimos 13 meses, el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) registró al menos 13 ataques ya sea intimidación, querellas penales o audiencias ante la Dirección de Justicia Municipal.
Molina habló con  Conexihon para contar una parte de su historia en primera persona y revela que desde que compareció al programa del periodista David Romero Ellner empezó la persecución en su contra. Ahora teme por su vida:
 
“Tengo miedo”
 
“Mi nombre es Elvin Francisco Molina, tengo 35 años de edad, soy un ex empleado de la  empresa Alimentos Continental propiedad de la familia Rosenthal que  fue "incautada" por el gobierno a través de la OABI (Oficina  Administradora de Bienes Incautados) desde el 14 de octubre de 2015, fecha desde la cual comenzamos nuestra lucha. En primer lugar,  porque se nos respetara nuestro derecho al trabajo y que a pesar de la incautación de la empresa de parte de la OABI esta pudiese seguir  funcionando”.
 
“Lastimosamente, los funcionarios de la OABI, después de un análisis, concluyeron que la empresa no podía seguir funcionando por el  hecho de haber figurado entre las 20 empresas designadas por la (OFAC),  junto a Banco Continental como empresas que lavaban activos”.
 
“Fue así que comenzamos nuestra lucha organizándonos, primeramente para pedirle a la OABI que se respetaran nuestros derechos laborales adquiridos, según la ley del Código del Trabajo ya lo señala y se logró llegar a un acuerdo, según documento firmado por la licenciada, Eugenia Mourra, representante de la OABI, en el cual nosotros aceptábamos se nos pagara nuestras prestaciones en tres pagos, fue así que ellos nos despidieron el 4 de noviembre de 2015 por lo que, según el acuerdo, el primer pago  del 33.33% debía hacerse el día 4 de diciembre el cual se hizo en dos partes; uno el 4 de diciembre de 2015 de un promedio del 82% del  33.33% pactado y el 18% restante se nos hizo efectivo hasta el 19 de  diciembre”. 
 
“En ese momento, a la señora Eugenia Mourra se le pidió que para no tener problemas con el segundo pago del 4 de Enero, ellos como OABI deberían gestionar con anticipación”. 
 
“La sorpresa nuestra fue que llegó el 4 de enero y el pago no se cumplió, motivo por el cual comenzamos a mandarle mensajes al número 9462-97-91 que había sido el numero con el cual nos habíamos estado comunicando anteriormente y la señora simplemente ignoró nuestros mensajes y llamadas y fue allí donde nosotros decidimos comenzar a presionar a través de protestas pacíficas en el parque central de San Pedro Sula para poder llamar su atención”
 
“El día miércoles 6 de enero, nos tomamos el puente la Democracia de El Progreso, Yoro y aun así, la señora Mourra no fue digna de contestar nuestras llamadas y mensajes; por lo que viajé a Tegucigalpa junto a una comisión de cinco compañeros más para denunciar a la OABI, a través del programa Interpretando la Noticia de Radio y TV Globo que dirige el abogado y periodista, David Romero Ellner”.
 
“Llamadas sospechosas”
 
“Desde ese día, comencé a recibir llamadas sospechosas a mi antiguo número celular,  9643-47-45, de personas que decían conocerme y que habían trabajado en Empacadora Continental, hace cuatro años. El asunto es que yo comencé a trabajar en Empacadora Continental un 18 de enero de 2012 hasta el 4 de noviembre 2015, o sea, que esta persona no me pudo haber conocido”.
 
“Días después comencé a recibir invitaciones de amistad a mi cuenta de Facebook y yo como era una persona que no desconfiaba, acepté entre mis contactos a una persona que se llama Pierson Aragon Regalado”.
 
“Las llamadas sospechosas las había recibido del número de celular 9958-20-34 y se hacía llamar José Alfredo Jiménez, me llamó y me preguntó que si ya estaba trabajando, -le contesté que no, luego le pregunté que quién era- y él me dijo que me había conocido en la empacadora y que yo le había dado mi número, que me tenía una oportunidad de trabajo”.
Después, “le pregunté cómo había obtenido mi número y él me dijo, que yo se lo había dado y que él trabajaba generalmente en el campo y que casi no pasaba en la empresa”. Pierson Aragon Regalado “era un agente de la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia (DNII) que me estaba dando seguimiento”.
 
“Los siguientes días comencé a recibir llamadas de números desconocidos y cuando contestaba no me respondían, fue así que les informe a todos mis ex compañeros a través de un grupo de WhatsApp que estaba recibiendo llamadas sospechosas y ellos comenzaron a llamar al número ese y no les contestaba nadie”. 
 
“El día lunes 18 de enero nos reunimos en el parque central de San Pedro Sula a protestar nuevamente, solo que esta vez teníamos la lista de todos los clientes que debían a la empresa Alimentos Continental motivo por el cual supuestamente la OABI no nos pagaba”. 
 
CONEXIHON: Según el relato de Molina, continuó organizando protestas
 
“El jueves 21 de enero, a las 8:30,  a una cuadra de llegar a la 27 calle donde me esperaría mi compañero Dennis Peralta paso un vehículo, marca Mitsubishi, color café, L200, sin placas, a toda velocidad y frenó de inmediato y se bajaron tres tipos encapuchados con armas de grueso calibre con uniformes de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA) y un agente que se identificó como Pierson Aragon Regalado”.
 
“Él me dijo era de la DNII y me pidió mis documentos,-Yo me negué ya que yo les dije no era ningún criminal-,  me contestó que lo debía acompañar ya que yo estaba en proceso de investigación,-le dije que yo no era ningún extorsionador y que tampoco los podía acompañar, ya que no sabía si eran sicarios con uniforme que me querían secuestrar e ir a matarme y desaparecerme como hacían normalmente-. Y fue allí que uno de los tipos me agarró del cuello de la camisa e intento subirme a la fuerza y en eso, llegó mi compañero Dennis Peralta y le dije que estos tipos me quieren subir a ese carro sin placas y llevarme”. 
 
“Temo que me vayan a matar, ellos me dijeron que si quería podía llamar una patrulla de la PMOP para que me llevaran a punta de P¡$%#=? y que me pondrían las esposas y me llevarían en la paila como  delincuente”.
 
“Accedí a acompañarlos y que mi compañero Dennis Peralta siguiera ese carro hasta donde me llevara, le pedí a él que se comunicara con los compañeros, para que avisaran a todos los medios por cualquier cosa y que estuvieran pendientes ya que  había sido detenido, sin una orden judicial y lo denunciaba como una violación a mis derechos humanos”.
 
“Me llevaron a la 105 Brigada de San Pedro Sula y estando allá, me hicieron un registro personal a mi mochila, sin encontrar nada ilícito y me decomisaron mi teléfono  celular, hablé con el agente Pierson Aragón Regalado para que me regala una llamada y aproveche para llamar al abogado Hugo Maldonado del CODEH y a mi esposa”.
 
“El agente Aragón llamó a sus jefes para informarles porque había sido capturado, -respondió- que era yo y que sólo estaba esperando que el presidente Juan Orlando Hernández le ordenara y me presentaría a los medios”.
 
“Le dije que eso era ilegal ya que tampoco me podían exhibir ante los medios como un vil delincuente y sin serlo. Dijo que el solo seguía órdenes y que él era la autoridad allí”.
 
“Mi captura fue a las 8:30 a.m. y me presentaron como si fuese un delincuente ante los medios al filo de las 2:00 pm, luego me llevaron como a las 4:30 pm a la Primera Estación Policial, esposado en un vehículo de la PMOP”.
 
“Cabe mencionar que los que me capturaron fueron los agentes de la FNA, pero por órdenes directas de JOH me presentaron los PMOP ya que según el portavoz, apellido Coello, el Presidente era quien les daba directamente las órdenes de cómo proceder”.
 
Llegó el banquero y le entregaron mis datos
 
“En ese lapso de tiempo mientras esperaba que me llevaran a la primera estación, aterrizó un helicóptero donde -según me dijeron-,  llegó el banquero Jorge Bueso Arias, presidente de Banco de Occidente, a quien le entregaron las fotos y mi información”.
 
“Cuando estaba en la Primera Estación Policial, se presentó la abogada Karla Mejía, jueza ejecutora del recurso de exhibición personal, con número de teléfono 2556-86-32, quien me dijo llegaba para constatar que estaba bien, ya que el CODEH había interpuesto un Habeas Corpus y este había sido aprobado por la Sala Constitucional, fue así que me tuvieron detenido hasta el día viernes 22 de enero”.
 
“El Juez de Letras de lo Penal, Ramón Andrés Meza, me dictó medidas sustitutivas (de cárcel) y tendré que estar presentándome cada 7 días a firmar a los juzgados y mi audiencia inicial será el 12 de febrero”.
 
“Desde el día viernes que salí (libre), he andado nervioso ya que ese mismo día me informaron que el señor Jorge Bueso Arias ya tenía toda mi información y que tuviera cuidado”.
 
“El día martes 26 de enero al filo de las 6:05 p.m. publique que minutos antes me había venido a buscar un tipo en una motocicleta y preguntó por Elvin Molina a mis hijos. Ellos me vinieron a buscar y yo estaba en el baño. Les dije que le preguntara quien era y me respondieron que era de Banco Azteca. Les dije a mis hijos que yo no tenía ninguna relación comercial con Banco Azteca y que se fuera, yo tengo miedo, ya que temo que pueda ser algún sicario que me busque para matarme…”.
 
“Señores les ruego que por favor hagan lo posible de unirse las organizaciones C-LIBRE, CIPRODEH, COFADEH para que puedas ambas organizaciones defensoras de derechos Humanos auxiliarme en mi caso ya que yo me siento inseguro y con miedo…”.